Cómo manejar las rabietas de los niños

'Al niño hay que disciplinarlo, enseñarlo a que acepte la frustración, ya sea por algo material o psicológico… todos aprendemos que tenemos que esperar y que requiere de esfuerzo, si al niño no se le educa para que aprenda a esperar va a explotar de esa manera, dijo el psiquiatra Jairo Gómez.

El humor activa partes del cerebro relacionadas con la resistencia y el bienestar en los niños.

El humor activa partes del cerebro relacionadas con la resistencia y el bienestar en los niños.

Foto: Archivo
PUBLICADO: EST Apr 18, 2012 12:40 am EST
La detención de Salecia Johnson, una niña de seis años que fue esposada por la policía bajo cargos de agresión y daño a la propiedad, pudo haber sido evitada si las autoridades de la escuela y la policía hubieran investigado porqué la pequeña actuó de esa forma, según el psiquiatra Jairo Gómez. El Dr. Gómez, uno de los pocos expertos en Los Ángeles en comportamiento infantil y quien trabaja en el Hospital White Memorial en Boyle Heights, explicó que hay dos circunstancias que causan que los niños hagan berrinche, y que en ambas los padres son los culpables. En la primera circunstancia, el pequeño es consentido exageradamente al punto que no aprende a manejar los sentimientos de frustración. "En este caso, el niño quiere todo inmediatamente y cuando no lo obtiene reacciona de acuerdo a cómo funciona su cerebro. Hay niños que son más físicos que otros y tratarán de destruir o tirar cosas", dijo el Dr. Gómez. En la segunda circunstancia, el menor hace berrinche porque tiene problemas en su casa. Ya sea porque sus padres pelean entre ellos, tienen problemas con drogas o no le prestan atención hasta que él o ella hacen algún berrinche. "Hay niños que pueden tolerar menos la frustración que otros. Todo depende de cómo funcione el cerebro del niño y de la educación que tenga en su casa", subrayó el Dr. Gómez. "El niño que hace berrinche por todas partes seguramente piensa que esta es la forma correcta de actuar. Hay que buscar qué es lo que hace que el niño tenga berrinche". El experto señala que los niños con retraso mentales son diferentes y que necesitan otro tipo de atención. En estos casos, no es culpa de la crianza, sino de problemas nerviosos o mentales. El Dr. Gómez advierte que los padres de menores con carácter destructivo o problemas de comportamiento tal vez no reconocen la situación o no lo identifican como un problema de disciplina."Al niño hay que disciplinarlo, enseñarlo a que acepte la frustración, ya sea por algo material o psicológico… todos aprendemos que tenemos que esperar y que requiere de esfuerzo, si al niño no se le educa para que aprenda a esperar va a explotar de esa manera", añadió. El experto aconseja que cuando el niño haga berrinche se le ignore, pero que se le supervise constantemente para evitar que se haga daño él mismo o a alguien más. El Dr. Gómez recomienda que, aunque a veces es difícil, el progenitor o guardián no debe ceder a las exigencias del menor. "Es como si un adulto llegue a una oficina pública y comience a gritar y a exigir. Nadie va a tolerar ese comportamiento y posiblemente no lo atiendan. Hay que educar al pequeño a que no va tener todo lo que desea ni con la rapidez que lo quiere", agregó. También, es posible que los padres estén educando al menor correctamente pero que el sistema nervioso no le permita asimilar lo que sucede. En estos casos hay que buscar ayuda profesional. En el caso de Johnson, el Dr. Gómez calificó la detención de la menor como comportamiento infantil por parte de la policía al no saber cómo abordar el problema. En ninguna parte del mundo, un pequeño de seis años es responsable de sus acto
Agrega un comentario

MÁS NOTAS