Se burla de sí mismo

Will Ferrell y Diego Luna en una escena de la comedia 'Casa de mi padre', que se estrena mañana en cines de todo el país.

Will Ferrell y Diego Luna en una escena de la comedia 'Casa de mi padre', que se estrena mañana en cines de todo el país.

Foto: Pantelion Films
PUBLICADO: EST Mar 15, 2012 12:01 am EST

Sin duda alguna que Diego Luna se ha coronado como uno de los actores mexicanos más conocidos del momento.

La atención del público nacional la capturó con su papel de Tenoch Iturbide, en el filme Y tu mamá también (2001), del director de cine mexicano Alfonso Cuarón, y desde entonces ha interpretado variados papeles en la pantalla grande de Hollywood.

En la última década, el copropietario de Canana Productions y director de Abel (2010), ha aparecido en películas como Vampires: Los Muertos (2002), Frida (2002), ganadora de dos premios Oscar, Dirty Dancing: Havana Nights (2004), The Terminal (2004), Milk (2008), premiada también con dos Oscar, y Rudo y Cursi (2008).

En esta última cinta compartió reparto con el actor mexicano Gael García Bernal -al igual que en Y tu mamá también—, su amigo y socio de su productora y de otros proyectos.

Mañana, 16 de marzo, el director de Rafita (2010) y JC Chávez (2007) estrenará Casa de mi padre, donde da vida a Raúl Álvarez y en la que, de nuevo, se une a García Bernal.

Se trata de una sátira de las telenovelas que tanto se ven en la televisión de Latinoamérica.

En la cinta producida completamente en español, con subtítulos en inglés, su co-protagonista y co-productor, Will Ferrell, debuta en el cine hispanohablante hablando el idioma de Cervantes.

Los actores Génesis Rodríguez, Efrén Ramírez y Pedro Armendáriz Jr. completan el reparto de esta comedia salpicada de humor negro, aventura, romance, crítica y violencia.

"Will fue quien tuvo la idea de producir este filme tan original, donde por primera vez un comediante estadounidense se pone en los zapatos de hacer una película en español", dijo Luna a La Vibra. "De inmediato que leí el libreto, me atrajo y me monté en el reto de hacer un tipo de cine que no hacemos en México desde hace muchos años".

El actor -casado desde hace cuatro años con Camila Sodi y padre de dos hijos- se refiere a que hace mucho tiempo no se ve en México a "un comediante que vive en el cine... En mi país, la comedia por lo general está relacionada con la televisión o el teatro", sostiene el artista de 32 años. "La industria cinematográfica que tenemos hoy no tiene un referente con la comedia".

La trama de la nueva realización gira en torno a Armando Álvarez (Will Ferrell), quien ha pasado toda su vida en la finca de su padre (localizada en México), mientras que su hermano menor -Raúl (Diego Luna)- es un exitoso empresario con fama internacional.

El rancho de los Álvarez enfrenta dificultades financieras y Raúl retorna al nido con su novia Sonia (Génesis Rodríguez) y promete saldar las deudas. Armando roba el corazón de Sonia con su ingenuidad y romanticismo y los negocios de Raúl resultan ser ilícitos y la familia Álvarez se ve en medio de una guerra sin cuartel contra el más temido de los narcotraficantes, el poderoso Onza (Gael García Bernal).

"Me divertí mucho durante la producción, pero también sufrí mucho viendo a Will actuar en otro idioma, más aun cuando se sabe que la comedia [depende] del timing y la improvisación", cuenta Diego, quien comenzó su carrera en los años 90, precisamente en el género de las telenovelas con El abuelo y yo (1992).

Luna confiesa que la dinámica de la nueva producción se hizo más divertida cuando los actores hispanohablantes cambiaron los diálogos con su improvisación y Will -quien no domina el español y solo se limitaba a seguir de memoria los líneas de su libreto- solo improvisaba con su gesticulación física.

Aunque Casa de mi padre tiene el tono de comedia, hace a la vez una crítica abierta al problema del narcotráfico que actualmente enfrenta México. "Evidentemente que tras la comedia se tiene la intensión de hablar sobre la violencia que hoy hay en México y sobre la responsabilidad compartida que tiene Estados Unidos en el problema", puntualiza Diego. "De ahí es que en uno de los diálogos, mi personaje dice: 'si en Estados Unidos quisieran comprar chocolates, yo vendería chocolates... Pero quieren drogas... ¡y las quieren todas!'".

El intérprete de la reciente Contraband asegura que con la trama también se le está diciendo a los dos países que "ya es tiempo de hacer un replanteamiento del problema", debido a que "mientras exista el nivel de demanda que se tiene ahora, el narcotráfico seguirá".

"En la parte interna de México, estamos diciendo que hay que buscar una solución a los niveles de corrupción que no permiten atacar frontalmente al narcotráfico... y en este replanteamiento, la sociedad civil tiene también una responsabilidad directa. Nos corresponde ser críticos y cuestionar a quienes nos gobiernan", acota el actor de Nicotina (2003).

En Casa de mi padre Diego coincidió con Gael en una sola escena. En ella, los dos artistas fuman hasta dos cigarrillos a la vez para intimidarse mutuamente y mostrar el poder que tienen dentro del negocio. "Fue algo divertido el reencuentro con Gael", apunta. "Pienso que a los dos nos hizo bien en su momento".

Luna asegura que se sintió algo nervioso al representar a un narcotraficante que tomaba las decisiones más absurdas y tontas. "Pero a medida que fui desarrollando a mi personaje, Raúl, me la gocé como tú no te imaginas... porque, digamos, que me permitió burlarme del quehacer escénico y hasta de mí mismo como actor".

Agrega un comentario

MÁS NOTAS