Mayes Rubeo crea estilo en Hollywood

Mayes Rubeo (der.) con la protagonista de 'John Carter, Lynn Collins (centro), y uno de los diseños para el filme de aventures.

Mayes Rubeo (der.) con la protagonista de 'John Carter, Lynn Collins (centro), y uno de los diseños para el filme de aventures.

Foto: Disney
PUBLICADO: EST Mar 9, 2012 12:01 am EST
En la industria de la cinematografía en Hollywood, el nombre de Mayes Rubeo es sinónimo de talento, creatividad, entrega y pasión. Quizá por eso directores como Mel Gibson, James Cameron y, recientemente, Andrew Stanton no dudaron en darle la responsabilidad de diseñar el vestuario para sus cintas Apocalypto, Avatar y John Carter (esta llega hoy a las pantallas). Con esas grandes producciones, Rubeo, de origen mexicano, acaricia uno de sus más grandes sueños. "Una tiene que seguir un sueño", expresó. "Y debe seguirlo hasta sentirse contenta de haberlo tocado y realizado. Creo que mis papás tuvieron que ver con eso". Desde muy niña Rubeo supo que quería ser diseñadora de vestuario para trabajar en cine. Su padre, Silvio Castillero, fotoperiodista de profesión, era cinéfilo. Cada jueves llevaba a sus 12 hijos a ver los estrenos en los cines de permanencia voluntaria, donde tenían oportunidad de ver dos películas. "Somos una familia que ama el cine y que trabajamos en el cine", comentó Rubeo en una entrevista reciente con ¡hola LA!. "Entre nosotros hay productores, directores, escritores, mucha gente de vestuario... podríamos hacer una película entre nosotros". Rubeo es la penúltima de los 12 hermanos, y de las últimas en incursionar a la industria del cine, aunque ella lo ha hecho en Estados Unidos y no en México como el resto de la familia. Aunque nació en la Ciudad de México, creció en Guadajara, Jalisco, donde conoció a su esposo. Se casó con él a los 21 años y los dos decidieron mudarse a Los Ángeles. Cuenta que sus estudios de Diseño de Vestuario los realizó en el Los Angeles Trade Tech y también realizó varios cursos en la Universidad de California Los Ángeles (UCLA). "En ese tiempo para mí era muy costoso pagar una escuela como Otis e incluso UCLA. Pero ahora pienso que no estuvo nada mal, porque en realidad el crecimiento está en uno como individuo", comentó. Para Rubeo no fue difícil definir su destino profesional, porque gracias a las pláticas de sus hermanos mayores y de su padre, ella lograba captar en esas producciones más que una buena historia o actuación. "Los detalles, como el vestuario, me llamaban mucho la atención y yo decía: 'yo quiero hacer algo así. ¿Cómo le hago?'". La diseñora relata que una vez adquirido el conocimiento, comenzó a llamar a puertas y entonces solicitó empleo como asistente. "Siempre trato de trabajar una milla más", afirmó. "De sorprender, sin pisarle los pies a nadie. De estar a disposición, con las antenas bien altas para poder estar al pie del cañón. A mucha gente le gusta eso. Cuando alguien sobresale en términos de querer ayudar más, te da más posibilidad de ser llamada al siguiente proyecto, y mostrar pasión". Esa dedicación la hizo escalar dentro del competitivo mundo de Hollywood. Rubeo asegura que, hasta el momento, uno de los trabajos que mayor reto le ha dado -aunque todos tienen su dificultad-, fue el realizado en la cinta Apocalypto. "Fue un reto incansable", describe. "Era mi primera película de gran calibre y se trataba de un tema muy cercano a nosotros, [el de] la civilización Maya. Así que había que crear algo aceptable y fácil de ver, bello de apreciar y que no fuera a ofender a ningún profesional, como los antropólogos por ejemplo". La labor más reciente de Rubeo ha sido para el largometraje John Carter, en el que, a través de su diseño de vestuario, recreó un mundo nuevo, Barsoom, algo que ya hizo también hace tres años con Avatar, la película más taquillera de la historia del cine.
Agrega un comentario

MÁS NOTAS